Luisa l. Falcón, Carla M. Centeno y Yislem Beltrán

Los estromatolitos son formaciones rocosas creadas por la actividad de comunidades bacterianas que viven en el fondo de un cuerpo de agua. Estas formaciones son el producto de la acumulación de sedimento y la precipitación de minerales, a partir de la interacción entre las bacterias y el ambiente. Dentro de los estromatolitos las bacterias se distribuyen verticalmente en capas milimétricas visibles y características. Incluyen una capa superior color verde en donde se lleva a cabo la fotosíntesis por organismos fotoautótrofos, seguida de una capa rosa-purpúrea en donde hay organismos que consumen y generan azufre, seguidos por una gran diversidad de heterótrofos. Los microorganismos que habitan los estromatolitos son muy diversos y hay evidencia que indica que estas comunidades son tan productivas como los arrecifes de coral y las selvas tropicales.

2010 2 03Fig01 2010 2 03Fig02     El término estromatolito proviene del griego stroma = capa y lithos = roca es decir roca formada en capas por organismos. Los estromatolitos son solamente uno de los tipos de formaciones creados a partir de la actividad metabólica de comunidades bacterianas, existiendo también los tapices microbianos, los oncolitos y los trombolitos, entre otros. El término que usamos para agrupar a todas estas estructuras es microbialitos.

     Los microbialitos fósiles eran muy comunes y diversos hace 2500 - 500 millones de años durante los periodos Archeano y Proterozoico. Los fósiles mas antiguos que se han descrito son microbialitos provenientes de rocas fechadas en 3,500 millones de años.

     Se ha planteado que en estas comunidades antiguas apareció la capacidad metabólica para liberar oxígeno, lo cual permitió la formación de la capa de ozono, y por lo tanto la aparición de los eucariontes. Lo anterior resultó ser una mala jugada para las bacterias, ya que la abundancia de los microbialitos disminuyó conforme aumentaron los organismos eucariontes.

     La existencia de comunidades formadoras de estromatolitos vivos representa una excelente oportunidad para estudiar muchos aspectos de la ecología evolutiva de las bacterias. México tiene una gran diversidad y abundancia de localidades con estromatolitos, destacándose las zonas costeras de la Península de Yucatán, así como los lagos cráter de la Cuenca Oriental, Puebla y las pozas de Cuatro Ciénegas, Coahuila.

     Nuestro grupo de trabajo ha encontrado que todos los estromatolitos que hemos analizado están compuestos por los mismos grupos funcionales, es decir, hay bacterias fijadoras de nitrógeno, fotosintetizadoras, heterótrofas, etc, pero estos grupos funcionales no están emparentados entre sí. Además, todos los estromatolitos habitan sistemas de agua con concentraciones muy bajas de nutrientes como nitrógeno y fósforo (oligotróficos). Esta característica los vuelve fundamentales para la conservación de los cuerpos de agua en donde se encuentran y excelentes indicadores de salud ambiental.

     Últimamente hemos empezado a trabajar en la conservación de sistemas acuáticos como Bacalar, Cuatro Ciénegas y los lagos-cráter de Puebla, considerando a los estromatolitos como componentes fundamentales de estos ecosistemas.

     La conservación de estas formaciones bacterianas equivale a exigir que se mantengan condiciones de salud ambiental que promuevan la existencia de una gran diversidad biológica.