Rodrigo Medellín Legorreta y Osiris Gaona

2010 1 04Fig01

¿Quién no ha escuchado historias o visto películas en las que los murciélagos son maltratados, aniquilados por millones, presentados como bestias sedientas de sangre humana, monstruos, o mensajeros del diablo? Su inmerecida mala fama y triste suerte los ha hecho víctimas de las peores injusticias que nuestra cultura haya podido realizar. Como resultado de las películas de drácula, de absurdas acusaciones de plagas de murciélagos y las historias del chupacabras, constantemente se destruyen en nuestro país y en otras regiones del mundo colonias enteras de hasta millones de estos imprescindibles animales.

2010 1 04Fig03     Los murciélagos son el segundo grupo de especies más numeroso de los mamíferos; existen más de 1100 especies en el mundo y en México hay 138 habitando en todo el territorio. Tres cuartas partes de las especies de murciélagos mexicanos (unas 100) se alimentan de insectos; otras 20 comen frutos de diversos tipos, unas 12 se alimentan de néctar y polen de las flores, tres comen sangre de mamíferos y aves, y cuatro más comen carne de pequeños vertebrados, desde peces hasta mamíferos.

     Los murciélagos juegan papeles vitales para los ecosistemas y nuestro propio beneficio. Por ejemplo, en México tenemos muchas colonias de millones de murciélagos guaneros. Cada millón de estos murciélagos destruye aproximadamente UNA TONELADA de insectos cada noche, de los que la mayoría son plagas agrícolas. Por otro lado, los murciélagos nectarívoros polinizan plantas importantes como el saguaro, la pitahaya, el agave tequilero, y muchas más. Sin ellos no tendríamos productos tales como la madera de balsa, las fibras de la ceiba, el tequila, o los mezcales. Además, los murciélagos que comen frutas, por su papel como dispersores de las semillas, son responsabies de que podamos disfrutar de chicozapotes, zapotes negros, zapotes blancos, nanches, jobos o ciruelas criollas, capulines, garambullos, pitahayas, hoja santa, y hasta poma rosas y guayabas. Por si fuera poco, los murciélagos son responsables de iniciar el proceso de la regeneración de las selvas tropicales después de la deforestación causada por el hombre, al dispersar las semillas de las plantas pioneras que promueven la recuperación de los bosques.

2010 1 04Fig02     Por nuestro propio bien y el de los ecosistemas que heredaremos a nuestros hijos, es muy importante no dejarnos llevar por el morbo y la mala información que desprestigia y calumnia absurda e injustamente a los murciélagos; especialmente en estos tiempos de destrucción ambiental y de un número cada vez mayor de especies en peligro de extinción. Debemos proteger a nuestros aliados nocturnos, no temerles ni destruirlos y dejarlos seguir su camino para poder seguir gozando de los beneficios que aportan a toda la vida en la tierra, incluidos nosotros.

2010 1 04Fig04     El Programa para la Conservación de los Murciélagos Mexicanos (PCMM), basado en el Instituto de Ecología de la UNAM, fundado en 1994, lleva a cabo acciones a largo plazo de investigación y educación ambiental para proteger y recuperar las poblaciones de murciélagos en todo el país. Tenemos presencia en más de 20 estados de la república y trabajamos con muchas instituciones académicas, instancias de gobierno y ONGs para asegurar la conservación y recuperación de los murciélagos, sus hábitats, y los servicios que nos proporcionan.

     Los mexicanos podemos y debemos cuidar a los murciélagos, vitales e incomprendidos aliados nuestros, no sólo porque compartimos con ellos todo el territorio nacional, sino porque de ellos depende una buena parte de nuestro bienestar y del funcionamiento de los ecosistemas.