Estructura general

El artículo en su totalidad debe estructurarse de la siguiente manera: propuesta, desarrollo o argumentación y conclusión. Del mismo modo, cada uno de los párrafos debe tener (idealmente) la misma estructura, como un artículo en miniatura.

Título e Introducción

Debe capturar al lector desde el título y la primera oración. De manera inconsciente, los lectores pensamos que si las primeras palabras no son interesantes, tampoco lo será el resto del texto. Contiene la propuesta. Ya sea de manera específica, general o indirecta, introduce el tema o cuestión que se va a tratar en el artículo y la hipótesis o propuesta del mismo. Es por eso que la introducción es, junto con la conclusión, la parte más importante del artículo. De ser posible, debe estar contenida en un solo párrafo.

Ver ejemplos

Cuerpo

Consiste en los párrafos (tres, por lo menos) que desarrollan y sustentan la propuesta del artículo. Deben ser coherentes, tener cohesión, apoyar la introducción y anticipar la conclusión. Cada párrafo debe contener información relacionada con la hipótesis o cuestión central; es decir, toda la información debe ser pertinente para lograr el objetivo del artículo y debe estar relacionada con el tema que se aborda. Algo que puedes hacer es hablar y dar ejemplos del trabajo que estás realizando o has realizado. Todos los párrafos deben estar ligados entre sí, formando transiciones lógicas y agradables. Lo ideal es que la conclusión de un párrafo introduzca el tema del siguiente párrafo.

     El estilo debe ser lo más narrativo posible, aunque se aborden cuestiones técnicas. Al ser un texto de divulgación, el lenguaje nunca debe ser una barrera para la comunicación. El texto debe resultar agradable y entretenido; la información más técnica puede volverse amena si se eligen el tono y las palabras adecuados.

Ver ejemplos

Conclusión

Debe estar ligada a la introducción. Si el artículo plantea un problema, proponer una solución o dar una perspectiva personal. Las conclusiones siempre deben ser positivas y propositivas. Es necesario tomar en cuenta que un lector con prisa leerá solamente la introducción y la conclusión, es por eso que deben contener lo más esencial del artículo.

Ver ejemplos

Estilo

Como diría Muriel Rukeyser: el universo está hecho de historias, no de átomos.

Lenguaje narrativo. El artículo puede iniciar con una descripción en estilo poético o literario, una anécdota, refrán, cita o semejante, que tenga relación con el tema principal. A continuación, es necesario desarrollar las ideas como si se estuviera contando una historia; como si quisiéramos que incluso un niño nos pudiera entender y con la intención de intrigar a nuestros lectores. El contenido científico no está peleado con el estilo narrativo o literario, sino que éste enriquece a aquél y lo hace más ameno.

Claridad. Una cosa es el estilo, y otra el contenido. La claridad se refiere a las ideas y el contenido. El objetivo del artículo debe ser evidente.

Fluidez. Es esencial que el texto se pueda leer sin necesidad de hacer pausas. Si el lector tiene que volver a leer un texto que no comprendió bien, se corre el riesgo de que se aburra o se frustre y abandone la lectura. Además, es importante dejar al lector “con ganas de más”, de modo que continúe naturalmente al siguiente párrafo.

Concisión. Es importante evitar las redundancias y las palabras sobrantes. La brevedad y la economía de palabras facilitan la comprensión del texto.

Vocabulario y selección de palabras. Se deben evitar los tecnicismos innecesarios y las palabras muy rebuscadas. Si alguno es indefectible (diríamos, indispensable), es necesario explicarlo en el texto o definirlo en un recuadro breve. La precisión del vocabulario es sumamente importante, ya que es clave para la plena comprensión del artículo; no es lo mismo escribir “varios momentos” que “momentos distintos”. No es lo mismo “transporte” que “transportación”. No son lo mismo “pleno”, “vasto” y “amplio”.

     Las calcas del inglés son un enemigo taimado. “Número de muestras” es una calca del inglés “number of samples”; lo adecuado es “cantidad de muestras”; otro ejemplo es el de “estar creciendo vegetales”, del inglés “to be growing vegetables”; lo correcto es “estar cultivando”. La voz pasiva debe ser evitada (es decir, se debe evitar la voz pasiva).

     Todo esto se soluciona cuando uno deja de escribir como piensa y empieza a escribir pensando en el lector.

Sección “Para saber más”

Al final, se debe incluir bibliografía interesante, relacionada con los temas tratados, a la que el lector se pueda referir con facilidad. Entre cinco y siete fuentes bastan. También se pueden incluir referencias en forma de hipervínculo dentro del cuerpo del texto.

Palabras clave

En un apartado al final del artículo se deben incluir entre 5 y 10 palabras clave, que servirán para impulsar la visibilidad y aumentar la cantidad de lectores del artículo en Internet. Las palabras clave se pueden seleccionar en relación con el tema, región geográfica, área de investigación, disciplina, enfoque, teoría, especie, fenómeno, hábitat, problema, debate, etc.

Formato

  • Times New Roman, 12 puntos, texto justificado, márgenes de 2.5, interlineado doble
  • Utilizar el control de cambios (track changes) durante el proceso de revisión
  • Extensión de 2 a 5 cuartillas (entre tres mil y siete mil caracteres, incluyendo espacios). Sólo en casos especiales el comité editorial podrá considerar artículos de mayor extensión.

Imágenes

Si se proponen imágenes para el artículo, es necesario enviarlas como archivos separados con extensión: *.tif, *.jpg, o *.eps. Es indispensable que el autor indique la fuente; es decir, si fue elaborada por el autor, en algún software, tomada o modificada de alguna publicación, página de Internet, etcétera, y que cuente con los permisos para su publicación. La resolución mínima es de 300 dpi/ppi, de preferencia con perfil CMYK. Incluir también los pies de figura y créditos correspondientes. La decisión final de las imágenes a incluir depende siempre del editor.
Evitar el uso de notas al pie de página y, en la medida de lo posible, de tablas y cuadros sinópticos muy detallados.

Semblanzas

Enviar una semblanza breve del autor o los autores del artículo. En cinco líneas, cuando mucho, incluir los datos del autor o autores (nombre, lugar de adscripción, puesto) y breve semblanza (formación académica, principales líneas de investigación).