Ejemplo 1

Sin duda se trata de un libro que aporta mucho al futuro del jaguar; abre puertas y nos hace darnos cuenta de que todos podemos ayudar, incluso si no somos científicos. Es una victoria más en la lucha incansable para proteger a este magnífico ser, cuya imponente belleza nos ha acompañado durante tanto tiempo y cuyo futuro se encuentra en nuestras manos.

Ver artículo completo

Ejemplo 2

¿Qué podemos hacer nosotros para cuidar el delicado equilibrio de estos mundos dentro de mundos? La clave está en el conocimiento. El conocimiento permite, por una parte, que los científicos puedan proponer modelos óptimos de conservación. Pero, por otra parte, también permite que todos seamos más empáticos, pensemos en propuestas y pongamos en práctica medidas útiles. Los habitantes de Cuatro Ciénegas, por ejemplo, al conocer los resultados de tantos años de estudios, están empezando a entender que el cuidado del agua de este sitio es muy importante. Mientras más conozcamos, seremos más capaces de cuidar este y otros bellísimos lugares que aún quedan en nuestra tierra.

Ver artículo completo

Ejemplo 3

Por último, cabe decir que sería maravilloso utilizar la lección de coexistencia y cooperación de estas humildes pero persistentes comunidades microbianas al momento de pensar en nuestras sociedades y en nuestra economía. Retomemos la idea de coexistencia y cooperación en estos momentos críticos para el planeta y para la humanidad. Retomemos las lecciones de la vida al borde del abismo y trabajemos juntos por el futuro.

Ver artículo completo

Ejemplo 4

Hoy, gracias al esfuerzo continuo, a la pasión de muchas personas e instituciones y a la voluntad de los pobladores, miles de personas pueden sentir lo que sintieron los primeros exploradores de hace más de 500 años, cuando vieron por primera vez el vasto pastizal, el complejo ecosistema y a los majestuosos animales que pastaban tranquilamente en el llamado Reino Cíbolo.*

Ver artículo completo

*Este ejemplo en particular muestra la cohesión del artículo, al relacionarse directamente con la introducción (ver el Ejemplo de introducción 4).