Beatriz Ruizpalacios

El paisaje del Xochimilco contemporáneo está cambiando a gran velocidad: sus emblemáticos canales y chinampas tienen cada vez más cascajo y basura, en vez de ajolotes y alcatraces. Esta transformación se debe a diversos procesos asociados a la urbanización, como el crecimiento de la Ciudad buscando nuevas zonas residenciales y el transporte de agua de los manantiales en Xochimilco para surtir de agua a la Zona Metropolitana del Valle de México a cambio de aguas tratadas para llenar el humedal.

Basura01El camión recogiendo la basura en una avenida de San Gregorio Atlapulco. Fotografía de Beatriz Ruizpalacios.     Entre los principales efectos de la urbanización en Xochimilco destaca el considerable aumento en la producción de residuos urbanos y agrícolas que generan problemas ambientales, sociales y económicos. A pesar de que los camiones y los barrenderos pasan todos los días a recoger la basura de las casas y las calles, hay una gran cantidad de basura que se queda en los espacios públicos de este lugar. A simple vista podría parecer que se trata de una falta de conciencia ambiental y educación por parte de los residentes. Sin embargo, recolectar los diversos tipos de residuos que se generan en una zona periurbana ubicada en un humedal no es tarea fácil, y tampoco lo son las estrategias que los residentes tienen a su alcance para manejar su basura.

¿Por qué es peculiar el problema de la basura en Xochimilco?

Xochimilco tiene una gran diversidad de paisajes. El Programa de Desarrollo Urbano de la Delegación, en su publicación de 2005, reportó que solamente el 20% del territorio era suelo urbano, y se encontraba principalmente sobre la planicie que es zona de transición entre lago y montaña, mientras que el 80% restante correspondía a suelo de conservación y estaba compuesto por el humedal urbano (donde están las chinampas) y la zona cerril o de montaña. El crecimiento de la Ciudad de México, combinado con el crecimiento de la propia delegación, están provocando que la zona urbana se extienda sobre las chinampas y la zona cerril, destinadas a actividades agrícolas y de conservación.

Basura02Basura en una calle de la zona cerril de San Gregorio Atlapulco. Fotografía: Beatriz Ruizpalacios.     La existencia de diferentes actividades agrícolas y urbanas en un mismo lugar dificulta a los barrenderos y a los camiones recolectores llevarse los residuos. Esto se debe a que en cada actividad se generan diferentes tipos de basura y cada tipo de basura tiene una forma de manejo particular; con la basura orgánica se puede producir composta, algunos residuos inorgánicos se pueden reciclar, otros deben ser eliminados en rellenos sanitarios y otros más requieren un manejo especial. Además, el crecimiento urbano ocurre sobre terrenos de difícil acceso para los recolectores de basura, pues las calles son angostas y empinadas, y muchas veces se ubican en la zona de conservación, tanto en el humedal como en la zona cerril por lo que, al tratarse de asentamientos irregulares, la ley les niega el servicio de recolecta de basura.

     La basura que no se recolecta no sólo afecta a todas las formas de vida, particularmente la salud de sus habitantes, sino que también a la infraestructura y la imagen urbana. Pero además, los desechos producen gases nocivos, como metano y bióxido de carbono que contribuyen al cambio climático. UNEP reportó en 2015 que el Panel Intergubernamental de Cambio Climático estimó que, en 2010, alrededor del 3% de la emisión global de gases de efecto invernadero provenía de los rellenos sanitarios y la quema de residuos. La basura también contamina el agua superficial y subterránea, ya que hay líquidos que se filtran por el suelo, como aceites de motor, desechos de construcción, fertilizantes y pesticidas, que pueden ser altamente tóxicos tanto para las personas y para los animales. Además, la basura que no se recolecta o los materiales de construcción que se dejan en costales a la intemperie, se acumulan en las calles y se convierten en nidos de bacterias, insectos y animales que transmiten infecciones. Los residuos que llegan al drenaje, obstruyen los ductos con sustancias y materiales como grasas y plásticos, hasta formar tapones que, al no dejar fluir el agua, provocan inundaciones.

     Para disminuir estos problemas es indispensable contar con un servicio eficiente de recolección separada de la basura que se genera, asegurarse que recibe el tratamiento adecuado (reúso, reciclaje, integración a otro proceso productivo, etcétera) y llevarla a los sitios de disposición final. Sin embargo, no toda la basura llega a los rellenos sanitarios ni recibe un tratamiento adecuado. De acuerdo con el Inventario de Residuos Sólidos de la Ciudad de México de 2017 en Xochimilco sólo el 43% del total de residuos recolectados se recogen de forma separada en orgánicos e inorgánicos, lo que aumenta su reutilización; pero no se sabe cuál es la cantidad de residuos que se recogen y cuántos se quedan en las calles y espacios públicos. Tampoco se sabe qué cantidad de residuos se quema, se deja en tiraderos a cielo abierto, se entierra o se tira en los canales. Por lo tanto, no es posible saber con exactitud el grado de afectación que provocan estas formas de disposición de basura

Basura en San Gregorio Atlapulco

Con el fin de entender cómo se maneja la basura en Xochimilco, durante 2016 y parte de 2017 realicé un estudio como parte del proyecto PAPIIT IA30117, UNAM, en San Gregorio Atlapulco, uno de los 16 pueblos originarios de la Alcaldía de Xochimilco, que abarca las tres zonas: cerril, de transición con asentamientos urbanos y humedal urbano con chinampas productivas. Durante la investigación realicé diversos recorridos y entrevistas con productores agrícolas y residentes, y encontré que quienes generan la basura, tanto productores agrícolas como comerciantes y residentes, se ven obligados a almacenar, transportar y hasta tratar su basura (por ejemplo, producir composta, quemarla o enterrarla).

     Al analizar la trayectoria de los desechos desde que se generan hasta que llegan a su disposición final, observé que hay tres factores principales que definen su manejo y destino: el tipo de basura que se genera (agrícola, de casas o comercios, de construcción), el lugar en el que se genera y los servicios de recolección y limpia disponibles. Esto se muestra en la siguiente tabla:

BasuraCuadro

     Los generadores de basura, es decir los agricultores o los residentes, deben tomar decisiones de qué hacer con su basura dependiendo de los tres factores mencionados, como se muestra en ejemplos de la ruta de su basura ilustrados en los diagramas 1 y 2.

Basura03Diagrama 1. Ruta de la basura en zona urbana: Doméstica de construcción.     El diagrama 1 muestra la ruta de la basura en la zona urbana que está en la transición entre el humedal y la zona cerril. Se muestran algunas características del lugar, como la existencia de calles, plazas, actividades recreativas, comercios, casas, así como algunos de los actores que hay, como comerciantes, vecinos con mascotas, peatones y residentes. Cada actor se conecta con el tipo de basura que genera, como residuos sanitarios, orgánicos, inorgánicos reciclables y no reciclables y de construcción. Los actores deben entonces tomar una decisión para tratar su basura y como están en la zona urbana pueden elegir entre tirarla en contenedores, llevarla al camión recolector o a los barrenderos, dejarla en la calle, dejarla en la puerta de una casa o quemarla.

Basura04Diagrama 2. Ruta de la basura en zona chinampera: doméstica, agrícola y de construcción.     El diagrama 2 muestra la ruta de la basura en el humedal, donde se encuentra la zona chinampera. Algunos productores chinamperos utilizan paquetes tecnológicos que incluyen plaguicidas y fertilizantes comerciales, invernaderos y mantas de plástico para cubrir las camas de producción. Los productores orgánicos o tradicionales emplean plaguicidas y fertilizantes naturales, es decir producidos por ellos mismos, y lirios y paja para cubrir las camas de cultivo. En ambos casos se usan macetas, palas y rastrillos, cajas para los almácigos y anaqueles de metal para diversas tareas agrícolas. Todos los productores llevan alimentos para comer durante la jornada. Los tipos y cantidades de residuos que generan pueden ser similares en alimentos y materiales de producción, pero utilizan insumos diferentes que requieren tratamientos diferentes.

     Al estar lejos de las avenidas donde pasan los camiones recolectores los habitantes deben disponer ellos mismos de sus residuos. Pueden solicitar asistencia de brigadas de la comunidad para limpiar los canales, pero siempre deben decidir si: 1. llevan su basura hasta donde pasan los camiones y carritos; 2. la entierran o queman in situ; 3.la arrojan a los canales; 4. la dejan frente a la casa de alguien o 5. la arrojan en una calle o camino (Diagrama 2).

Basura05Diagrama 3. Ruta de la basura en zona cerril: doméstica, agrícola y de construcción.      El diagrama 3 muestra la ruta de la basura en la zona cerril, donde no hay servicios regulares de recolección de basura por estar dentro del área de conservación y estar fuera de la jurisdicción de la Dirección de Servicios de Limpia de la delegación. Además, dado que estos servicios generalmente no coinciden con los horarios de los residentes (ya que pasan durante el transcurso de la mañana o la tarde en las avenidas que se encuentran en las faldas del cerro), los residentes deben encontrar alternativas para disponer de sus desechos. Durante mi investigación encontré que pueden decidir entre varias opciones: 1. llevar sus residuos a puntos fijos en avenidas principales por las que sí pasan los camiones y carritos recolectores; 2. dejar sus residuos en los contenedores del mercado; 3. dejar su basura en la puerta de vecinos por donde sí pasan los camiones y carritos; 4. dejarla en montoncitos en una calle o camino cualquiera o 5. enterrarla o quemarla in situ.

     Lo que es evidente con estos ejemplos es que los servicios de recolección de basura y limpia no son adecuados para las necesidades de quien la genera ya que los servicios no coinciden con sus estilos de vida ni con los servicios a los que tienen acceso. El resultado es que los diferentes actores se transfieren la responsabilidad de uno a otro, en un contexto que parece ser tierra de nadie.

El futuro de Xochimilco y de su basura

A pesar de que hay decretos que establecen qué tipo de uso se le puede dar al suelo en cada zona: conservación, agrícola y urbano; el crecimiento de la Ciudad de México y la demanda de vivienda están provocando que Xochimilco se expanda con asentamientos irregulares hacia los suelos de conservación. El resultado es que las viviendas y las actividades urbanas y la producción agrícola chinampera y cerril compiten por el mismo espacio en sitios que están protegidos para proveer de servicios ambientales a la región y a la Ciudad de México. Forman mosaicos heterogéneos donde los terrenos otrora unifamiliares ahora albergan a más de una familia, y se encuentran junto a asentamientos irregulares, huertos de lechuga e invernaderos de flores.

     Un crecimiento urbano como este —que se da de manera rápida, progresiva y, generalmente, al margen de la ley y la planificación urbana—, resulta en más residuos generados y menos residuos recolectados.

     El problema que genera esta basura trasciende lo social, lo estético y lo higiénico, pues provoca cambios lentos pero profundos en el sistema socioecológico de Xochimilco que, a su vez, impacta en una dimensión aun mayor: a la Ciudad de México, la Zona Metropolitana y la región entera.

Basura06Pepenadores de residuos electrónicos separando los materiales con potencial de reúso en San Gregorio Atlapulco. Fotografía de Beatriz Ruizpalacios.     Es importante señalar que la basura que no se recoge no puede tratarse adecuadamente y por lo tanto tiene un importante impacto en el medio ambiente, afecta la infraestructura y la salud de las personas, animales y plantas. Si, en 2015, aproximadamente el 78% de la población total de México era urbana y el promedio de basura generada era de 1.2 kg/persona/día, ¿qué sucederá en 2025, cuando se calcula que el 82% de la población será urbana y que cada persona producirá entre 1.5 y 4.5 kg de basura al día? Las posibles soluciones al problema de la basura, aplicables tanto a nuestro caso de estudio, Xochimilco, como al resto de nuestro país, no son simples ni rápidas, pues requieren modificaciones a la ley, la ampliación de las rutas de recolección, la colocación de más botes de basura en la vía pública, la asignación de un presupuesto mayor para recolectar y tratar la basura y, sobre todo, cambios importantes en nuestros hábitos de consumo para reducir la cantidad de desechos, reutilizarlos o reciclarlos. Indudablemente, hay acciones pequeñas que, al sumarlas, logran hacer una diferencia. Aquí te presentamos algunas ideas, pero seguramente tú puedes hacer más.

 Para saber más