México y sus polinizadores: crónica de una crisis anunciada

Emiliano Mora Carrera

04Fig01El abejorro carpintero (Xylocopa tabaniformis) es un polinizador de flores de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA). Fotografía: Rocío Brito García.En los últimos años hemos sido testigos de una enorme disminución de la diversidad biológica a escala global. Esta pérdida es ocasionada en gran medida por la alteración de los hábitats, principalmente el cambio de uso de los suelos (para la agricultura y ganadería), y a los efectos del cambio climático. Este fenómeno es más visible y estudiado en las especies más grandes, como los mamíferos y las aves. Sin embargo, la actividad agrícola intensifica esta pérdida de biodiversidad en otros grupos de animales menos estudiados, como los insectos. La agricultura acentúa esta crisis en la diversidad de insectos debido a la gran cantidad de agroquímicos, principalmente en forma de insecticidas, que se utilizan en el campo. Los insecticidas no sólo eliminan a las plagas, sino también a insectos que son benéficos para los campos de cultivo. Un ejemplo de los principales afectados son los polinizadores, animales que promueven la formación de frutos al transportar el polen de la parte masculina a la parte femenina de una flor.

     La disminución en el número de poblaciones y de especies de polinizadores a nivel mundial ha generado una creciente preocupación, ya que al haber menos polinizadores se prevé que las plantas que dependen de estos insectos produzcan menos frutos. Esta disminución de polinizadores, principalmente de las abejas silvestres y de la abeja domesticada (Apis mellifera), ha sido estudiada a detalle en Europa y Norteamérica, e incluso ha llegado a conocerse como “la crisis de los polinizadores” (Biodiversitas 85). Esta crisis puede ocasionar un grave problema ecológico, ya que disminuye la producción de semillas y esto a su vez ocasiona la reducción de las poblaciones de plantas que dependen de los polinizadores. Asimismo, esta reducción podría tener un efecto drástico en la producción de alimentos.

04Fig02La tradicional ensalada de nopales con jitomate, aguacate, cebolla, cilantro y queso no existiría sin los polinizadores. Fotografía: Nut & Food.     Como sabemos, la agricultura es fundamental para todos nosotros, ya que es la principal (y, en algunos casos, la única) fuente de alimento para los miles de millones de personas que habitamos el planeta. En el caso particular de México, nos provee de los ricos aguacates que utilizamos para acompañar una buena torta, de la refrescante sandía que comemos en el verano y del cacao con el que se produce el delicioso chocolate que millones de personas disfrutan alrededor del mundo. Para producir todo esto, la agricultura depende en gran medida de los servicios ecosistémicos que proveen los diversos participantes de un ecosistema. Uno de estos servicios es la polinización, que, como ya dije, promueve la formación de frutos y semillas. Es por esta razón que los polinizadores juegan un papel importantísimo en relación con la economía de nuestro planeta. Así pues, es indispensable identificar la forma en que la pérdida o reducción de las poblaciones de polinizadores afecta actualmente a los ecosistemas y también a las actividades económicas que dependen de ellos. Esto nos va a permitir tomar medidas que nos ayuden a resolver tanto las problemáticas actuales como las que se avecinan.

04Fig03En Estados Unidos circulan camiones llenos de abejas destinados a cumplir con la misión de satisfacer las necesidades de polinización de los grandes cultivos,. Fotografía: Krista Keenan.     Considerando que las poblaciones de polinizadores han disminuido, en 2009, Marcelo Aizen y sus colaboradores encontraron que los cultivos que no dependen o dependen poco de los polinizadores tienen un mayor incremento anual en su rendimiento, en comparación con los cultivos que sí dependen en gran medida de los polinizadores. Ellos reportan que la disminución en el rendimiento anual de los cultivos que dependen de los polinizadores se relaciona con un incremento en el área cultivada en este tipo de plantaciones. Esto quiere decir que, para compensar la reducción del rendimiento en estos cultivos, se siembran más áreas de cultivo. Ashworth y algunos colegas de la UNAM, sugieren que este impacto negativo en el rendimiento de los cultivos podría ser más fuerte en los países en desarrollo. Esto se debe a que los países no desarrollados no cuentan con la infraestructura económica necesaria para poder suplir el servicio ecosistémico de los polinizadores como lo hacen los países más desarrollados, mediante métodos comerciales como la renta de colonias de polinizadores.

La riqueza que le debemos a los polinizadores

Tabla polinizadores1. Según la clasificación de Klein et al. (2007) Importance of Pollinators in Changing Landscapes for World Crops. 2. Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) http://infosiap.siap.gob.mx/aagricola_siap_gb/icultivo/. 3. Anuario estadístico del comercio exterior de los Estados Unidos Mexicanos (INEGI, 2011).En el caso de México, del total de las 316 especies que se cultivan en el país, cerca de 145 dependen en cierta medida de los polinizadores para producir los frutos y semillas que después consumimos. Sin embargo, aún no hay información con respecto al nivel de dependencia de más de 60 especies. Según el INEGI, muchos de los productos agrícolas que más se producen y que generan grandes beneficios económicos se obtienen gracias a la polinización. En la Tabla 1 se puede ver el nivel de dependencia de polinizadores de varios de los productos que se producen en mayor cantidad (en toneladas) o que generan una ganancia económica importante para nuestro país a través de la exportación. Cabe destacar que varios de los productos mencionados en esta tabla son originarios de México o se han cultivado en el país desde tiempos prehispánicos; entre ellos están el maíz, el frijol, la vainilla, el jitomate, la calabaza, el aguacate y el cacao.

     Para darnos una idea de la importancia de estos productos, en 2011 se produjo un total de 39 millones de toneladas entre productos provenientes de cultivos dependientes y no-dependientes de polinizadores (tomando en cuenta únicamente los productos mostrados en la Tabla 1). De esta producción total, la fracción que se exportó generó una ganancia de poco más de 2,500 millones de dólares. De esta ganancia, el 77% provino de cultivos que dependen en gran medida de los polinizadores, principalmente de las abejas. Esto concuerda con lo que Ashworth y sus colegas habían señalado desde 2009; que a pesar de que es mucho mayor la producción proveniente de cultivos que no dependen de los polinizadores (como el trigo, el maíz y la cebada, que son polinizados por el viento), los productos que sí dependen de los polinizadores generan más ganancias económicas.

     Para determinar si en México se han reducido los rendimientos, como se esperaría en caso de haber una diminución en las poblaciones de polinizadores, analicé el comportamiento de los rendimientos de varios productos dependientes y no-dependientes de polinizadores. Para esto, obtuve los datos del rendimiento anual de varios cultivos en México, de 1961 a 2011. Estos datos se encuentran disponibles en la base de datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). Los cultivos seleccionados fueron los de sandía, pepino, calabaza, manzana, mango, aguacate y cacao (que dependen completa o casi completamente de los polinizadores) y los de jitomate, papaya, limón, trigo, maíz y cebada (que dependen poco o nada de los polinizadores). La clasificación entre cultivos dependientes y no-dependientes de los polinizadores se basa una revisión hecha por Alexandra Klein y sus colaboradores en 2007 Los resultados de este análisis muestran que, en promedio, el rendimiento anual de los cultivos que dependen de los polinizadores ha aumentado 0.017% por año, mientras que el de los cultivos no dependientes ha aumentado 0.036% por año. Esto sugiere que, a pesar de que los rendimientos de ambos tipos de cultivo están aumentando anualmente, este incremento es casi dos veces mayor en el caso de los cultivos que no dependen de los polinizadores. Un caso distinto es el del rendimiento de los cultivos de vainilla, que es una de las especias más caras del mundo y depende en gran medida de los polinizadores; en este caso, sus rendimientos fueron más altos que los de los cultivos no dependientes. Esto podría deberse a que, en algunos centros de cultivo controlados, la vainilla se poliniza de manera manual para obtener la vaina. El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) señaló en 2011 que este tipo de polinización manual requiere una gran mano de obra de entre 300 a 600 jornaleros por hectárea.

04Fig04En diversas regiones de México se ha iniciado el cultivo de abejas meliponas. Estas abejas son fáciles de mantener en cajones en casa. Fotografía: Clementina Equihua Z.     Aunque este efecto de la disminución del rendimiento de los cultivos que dependen de polinizadores, en comparación con los no dependientes, concuerda con lo esperado bajo un escenario de reducción en poblaciones de polinizadores, todavía no se cuenta con información suficiente para asegurar si esta reducción se debe a la pérdida de las poblaciones naturales de los polinizadores a través del tiempo. Es decir, este efecto se podría deber a que las plantas no dependientes son anuales, o incluso pueden tener varias generaciones en un año, como el maíz y el trigo, que permiten procesos de mejora de las semillas. En cambio, plantas como los árboles que producen el aguacate o la manzana tienen ciclos de vida muy largos que dificultan los procesos de mejoramiento genético. Por otro lado, se podría observar un efecto similar si las especies que dependen de los polinizadores fueran más susceptibles a nuevas plagas y enfermedades como la monoiliasis del cacao, que es causada por hongos que atacan directamente a los frutos del cacao. Por esta razón considero que es importante comenzar a monitorear las poblaciones de polinizadores, tanto nativos como introducidos, para poder determinar si se relaciona con esta diminución en el rendimiento de los cultivos.

     Para este breve análisis no pude determinar con certeza estadística si la falta de polinizadores tiene o no un efecto en la reducción del rendimiento agrícola de nuestro país, pero es importante considerar que, al reducirse el rendimiento por hectárea, en algún momento podría ser necesario aumentar la cantidad de área cultivada para mantener la misma capacidad de producción de cultivos que dependen de la polinización. Esto último sería un problema grave, ya que reduciría aún más los hábitats naturales que sirven como reservorio de la biodiversidad, de la que también forman parte los polinizadores silvestres.

Los de casa siempre ganan (y otras soluciones para la polinización agrícola)

04Fig05En México también se compran, aunque en menor medida, servicios de polinización. La empresa Koppert Biological Systems comercializa colmenas de abejorro común (Bombus terrestris), especie que poliniza los cultivos de jitomate. En el Instituto de Ecología de la UNAM se hace investigación de conducta con ejemplares provenientes de esta empresa. En la imagen se aprecia un ejemplar de abejorro común entrando en su colmena artificial. Fotografía: Rocío Brito García.En Estados Unidos la renta de colonias de polinizadores ha surgido como una alternativa para solucionar el problema de la pérdida de polinizadores. Los apicultores llevan en camiones las colmenas para que sus abejas lleven a cabo la polinización en campos agrícolas (ver Rent a hive). Sin embargo, en 2013, Garibaldi y colaboradores encontraron que la polinización que realizan los insectos nativos o silvestres aumenta mucho más los rendimientos y la producción agrícola, en comparación con la polinización por abejas no-nativas e introducidas como lo son las abejas europeas, Apis mellifera. Más aún, estos autores sugieren que el uso del servicio ecosistémico de abejas comerciales no compensa, sino que sólo complementa el servicio realizado por especies silvestres nativas. Posteriormente, estos autores revisaron diferentes prácticas que han demostrado incrementar el rendimiento de los cultivos por medio del uso de polinizadores nativos. Estas prácticas incluyen actividades como proveer recursos para que los polinizadores puedan anidar, la práctica de siembra de plantas que atraigan insectos en los bordes de los cultivos y la de conservar los hábitats naturales cercanos. Todas ellas se realizan fuera del área de cultivo. Dentro del cultivo se podría disminuir el uso de pesticidas sintéticos, por ejemplo, aquellos que contengan neonicotinoides los cuales han demostrado incrementar la mortalidad de las abejas, lo que incluso ha llevado a los europeos a prohibir su uso (ver Pesticides and Bees). Además, se pueden utilizar métodos de cultivo agroforestales en donde el cultivo crece rodeado de vegetación nativa, lo que permite preservar la diversidad de insectos nativos asociados.

     A pesar de la gravedad de este problema, y de las varias soluciones que se han propuesto para revertir la pérdida de biodiversidad en los cultivos, son aún pocas las investigaciones en nuestro país que hacen evidente la crisis a la que podemos enfrentarnos en el futuro. Este trabajo sólo es un atisbo de lo que podría implicar. Una prueba de lo poco que sabemos es el trabajo de Steward y colaboradores, quienes encuentran que tan sólo el 11% de trabajos científicos relacionados con polinización y control biológico en agro-sistemas, a nivel mundial, se han hecho en países en desarrollo (como México). Y más preocupante aún es que la mayoría de estos trabajos están relacionados con cultivos de café, el cual, a pesar de su gran importancia comercial, no sirve como alimento para el ser humano. Es decir que no sabemos mucho acerca de cómo la crisis de biodiversidad afecta a aquellos cultivos de los cuales depende la alimentación de los habitantes de nuestro país. Es por ello que resulta indispensable dirigir esfuerzos para poder entender cómo la pérdida de diversidad biológica, como en el caso de la “Crisis de los Polinizadores”, puede poner en riesgo no solamente la economía, sino el futuro de nuestra alimentación.

Para saber más

  • Ashworth L., M. Quesada, A. Casas, R. Aguilar y K. Oyama. 2009. Pollinator: Dependent Food Production in Mexico. Biological Conservation 142: 1050-1057.
  • Garibaldi L., M. Aizen, S. Cunningham y A. Klein. 2009. Pollinator Shortage and Global Crop Yield. Communicative & Integrative Biology 1: 37-39.
  • Garibaldi L., I. Steffan-Dewenter, R. Winfree, M. Aizen, et al. 2013. Wild Pollinators Enhance Fruit Set of Crops Regardless of Honey Bee Abundance. Science 339: 1608-1611.
  • Mazzeo, C. 2013. Pérdida de polinizadores silvestres afectaría los cultivos. SciDevNet.
  • Principios y avances sobre polinización como servicio a ambiental para la agricultura sostenible en países de Latinoamérica y el Caribe. FAO. 2014.