on 14 April 2020

0.Murcilagos y coronavirus banner v4

Como parte del compromiso del LECVT con la conservación, y en alianza con el Programa para la Conservación de los Murciélagos de México (PCMM), ponemos a disposición de nuestro público información actualizada y recursos para divulgación sobre temas relacionados con las amenazas que enfrentan los murciélagos actualmente como producto de la desinformación respecto a su rol en la actual pandemia. Invitamos a nuestro público a consultarlos haciendo click en la imagen o visitando las páginas en redes sociales:

FB: https://www.facebook.com/BioconcienciaPCMM/

TW: https://twitter.com/Bioconciencia__

IG: https://instagram.com/pcmm_bioconciencia

Utiliza las etiquetas #murcielagosenapuros#soninocentes#murcielagosaliados para difundir estos contenidos y evitar que los murciélagos se conviertan en una víctima más de la COVID-19.

 

on 20 January 2020

Recientemente ha circulado mucha información respecto a los incendios suscitados en Australia este verano meridional. Incontables muertes de diferentes especies de animales que quedaron atrapados en el fuego, aunadas a las condiciones ambientales extremas que se han presentado en el continente, han provocado que sus poblaciones estén amenazadas o en peligro de extinción en vida silvestre. Los murciélagos conocidos como zorros voladores no fueron la excepción: a pesar de que no les afectaron directamente los incendios de este año, Australia sufrió una ola de calor en diciembre que aumentó rápidamente la temperatura ambiental, llegando a los 43 grados en algunos lugares y ocasionando que al menos 4,500 zorros voladores perecieran en el Parque Yarra Bend (National Geographic, 2020).

Estos animales forman colonias a la intemperie en árboles y tienen su época de parto entre septiembre y octubre, por lo que para diciembre y enero ya tendrían crías. Hasta noviembre todo había transcurrido con normalidad en el lugar, pero en los tres días previos a la Navidad comenzó la ola de calor y al poco tiempo los murciélagos empezaron a perecer deshidratados, en especial sus crías.

Las muertes de zorros voladores por olas de calor en épocas de verano y primavera son comunes, llegando a cientos en ocasiones, pero sin efectos significativos sobre la población. Sin embargo, en esta ocasión la ola de calor diezmó no sólo la población de adultos sino también de la generación siguiente debido a las fechas tempranas en las que sucedió (Welbergen, 2008). Según los investigadores, esto es motivo de preocupación: aún se encuentran calculando las cifras de mortalidad, así como tomando medidas necesarias para, con gran esfuerzo, evitar más muertes por calor en lo que queda del verano.En el futuro, ante un clima cambiante, estos escenarios podrían empeorar significativamente.

Fuentes:

on 27 November 2019

Fiyi es un país compuesto por un archipiélago de más de 300 islas en el Pacífico Sur. Es famoso por sus paisajes escabrosos, las playas bordeadas de palmeras y los arrecifes de coral con lagunas de aguas cristalinas. Solamente existen seis especies de mamíferos nativos de Fiyi, todas murciélagos, de las cuales cinco están en peligro de extinción. Es por esta razón que Rainforest Trust ha trabajado con sus colaboradores (National Trust of Fiji y Bat Conservation International) desde el 2017 para crear una reserva para una de estas especies, el murciélago de cola libre de Fiyi, del cual los científicos estiman que el 95% de la población total vive en una sola cueva en la isla de Vanua Levu.

Esta especie enfrenta dos amenazas principales: la pérdida de hábitat de los bosques aledaños a la cueva donde habita y la caza directa a estos organismos para alimentarse. Por ello, para la protección de esta especie, las tres asociaciones trabajaron en conjunto para comprar 20 hectáreas de tierra, tratando de cubrir la mayor área donde se encuentra la cueva. Esto creó la Reserva de la Cueva Nakanacagi y generó la protección necesaria para los murciélagos. Recientemente, se lograron comprar otras 34 hectáreas más para expandir la protección de estos murciélagos.

La compra de espacio logró abarcar el resto del área de la cueva que no había sido protegida en la primera compra, y ha permitido desviar la caza directa hacia otros sitios. Otros de los beneficios de esta compra es que los bosques aledaños a la cueva también están protegidos de la tala y los incendios forestales provocados por el hombre, protegiendo al menos 20 plantas endémicas del lugar y las poblaciones de insectos del bosque de las que dependen los murciélagos.

Aunque hay esperanzas para el incremento de la población de esta especie, aún continúan los trabajos y esfuerzos por parte de las organizaciones para formalizar estas áreas protegidas, monitorear las poblaciones y generar planes y programas de conservación para las otras especies del archipiélago.

  • Artículo original:

https://www.rainforesttrust.org/bat-sanctuary-expanded-in-fiji/

on 27 November 2019

Los murciélagos vampiros comunes (Desmodus rotundus) han sido estudiados por su biología alimenticia, ya que esta especie se alimenta de sangre. No obstante, también su comportamiento es muy estudiado ya que tienen una estructura social muy curiosa. Estos animales son muy unidos entre familias y entre grupos cuando conviven en sus refugios, acicalándose e interactuando mutuamente de forma constante. Además, cuando salen a alimentarse durante la noche y regresan al lugar donde habitan, comparten el alimento con algún otro individuo que no pudo conseguirlo y que lleva varios días sin alimentarse, sabiendo que el favor será devuelto en algún momento, reforzando así las relaciones de "amistad" entre los individuos.

Recientemente se ha descubierto que sus relaciones van más allá de los grupos aislados geográficamente. Científicos han llevado a cabo un estudio para conocer la fuerza de sus relaciones y han descubierto que estos murciélagos forjan amistades que perduran hasta después de conocerse en cautiverio y ser liberados. Los murciélagos fueron capturados junto con algunas crías y puestos en cautiverio por 2 años. Para simular noches no exitosas de forrajeo, algunos individuos fueron aislados por un tiempo sin alimento para posteriormente reintegrarse al grupo. Los investigadores observaron quiénes los acicalaron y les compartieron alimento, notando que con el transcurso del tiempo parecía que algunos murciélagos se volvían más cercanos a otros, formando “amistades”.

Al momento de ser liberados para reintegrarse en una colonia salvaje preexistente, se les colocaron sensores de proximidad para monitorear qué murciélagos del grupo interactuaban durante 28 días. Lo que encontraron fue que los individuos que formaron las amistades más cercanas durante el cautiverio siguieron agrupándose entre ellos, en lugar de integrarse con el grupo al azar. Durante el estudio, también varió el tiempo que se mantuvieron las amistades, y aquellos animales nacidos en el laboratorio decidieron abandonar el grupo a los 6 días, probablemente porque fueron renegados sociales de la colonia. Este estudio robustece la idea de que las observaciones hechas en cautiverio sobre la formación de lazos cooperativos entre murciélagos vampiros no emparentados no es un artefacto del cuidado humano, sino que la estructura social es un efecto de los lazos sociales formados en eventos pasados.

  • Artículo original:

Ripperger, S. P., Carter, G. G., Duda, N., Koelpin, A., Cassens, B., Kapitza, R., … Mayer, F. (2019). Vampire Bats that Cooperate in the Lab Maintain Their Social Networks in the Wild. Current Biology. doi:10.1016/j.cub.2019.10.024