Injusticia climática: los que emiten menos gases contaminantes son los que pagan más

Traducción de Esmeralda Osejo

Publicado originalmente el 11 de febrero de 2016 en Conservation This Week

En una cruel ironía global, los países que emiten la mayor cantidad de gases de efecto invernadero son los menos propensos a sufrir las consecuencias negativas del cambio climático: inundaciones, pérdida de biodiversidad y enfermedades, entre otras. Las naciones que emiten la menor cantidad, en cambio, son las que más van a sufrir estas consecuencias, dicen los investigadores de la Universidad de Queensland en Australia y de la Wildlife Conservation Society.

     “Es como cuando alguien que no fuma se enferma de cáncer por respirar el humo de otras personas, mientras que los fumadores empedernidos siguen como si nada”, dijo en un comunicado de prensa James Watson, un profesor de geografía que actualmente desarrolla un programa de gestión ambiental en la Universidad de Queensland en Australia. Watson, Glenn Althor y Richard Fuller publicaron los resultados de su estudio en la revista académica Scientific Reports.

     Para medir la desigualdad ante el cambio climático, los investigadores utilizaron los conjuntos de datos más recientes que estaban a su disposición sobre emisiones de gases de efecto invernadero y evaluaciones de vulnerabilidad climática de 184 países, para los años 2010 y 2030. La información sobre vulnerabilidad incluía 22 indicadores en cuatro áreas: desastres ambientales, modificación del hábitat, impacto en la salud y estrés industrial. La vulnerabilidad global de un país se midió con base en el impacto sobre el Producto Interno Bruto (PIB) y la mortalidad.

     El equipo descubrió que los diez mayores emisores de gases de efecto invernadero son responsables de más del 60% de las emisiones. De los 17 países extremadamente vulnerables ante los cambios climáticos en 2010, casi todos eran pequeñas islas o países africanos. Para el 2030, los investigadores predicen que el número de países extremadamente vulnerables va a aumentar drásticamente a 62, y la mayoría de éstos (47) seguirán siendo islas y países africanos. Estos son los países con el PIB y crecimiento económico más bajo y, por lo mismo, con la menor cantidad de recursos para enfrentar las consecuencias.

     Veinte países resultaron ser free riders (polizones), con la mayor cantidad de emisiones y las menores repercusiones. Entre ellos, están incluidos países como los Estados Unidos, Canadá, Australia, China, Brasil, Rusia y una gran parte de Europa del Este.

     Históricamente, el proceso de compromiso con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los free riders más importantes ha sido lento, dicen los investigadores. Por ejemplo, los Estados Unidos y Rusia no estaban en la lista de los 50 países que ratificaron la Enmienda de Doha al Protocolo de Kyoto. Además, algunos países como Canadá y Australia se han retractado de sus compromisos con la reducción de emisiones, señalaron.

     A pesar de que el reciente acuerdo en París representa un paso clave hacia delante en las negociaciones del clima global, se necesita una movilización significativa de estas políticas para lograr una reducción de emisiones a nivel nacional y garantizar que los países vulnerables puedan adaptarse rápidamente al cambio climático, explican los investigadores en su artículo. “Esencialmente”, dice Watson, “estamos llamando a que los fumadores paguen los gastos médicos de los fumadores pasivos a los que dañan directamente”.

Fuente: Althor, G. et al. "Global Mismatch between Greenhouse Gas Emissions and the Burden of Climate Change". Scientific Reports. Rep. 6, 20281; DOI: 10.1038/srep20281 (2016)
Versión en inglés: Climate Injustice: Those Who Emit the Least Pay the Most.
Colaboración con la revista Conservation de la Universidad de Washington, EUA.
Imagen: Shutterstock.com

Leer más noticias