Cuatro Ciénegas: Una ventana al pasado en peligro de desaparecer

Llevamos estudiando diez años el sistema hidrológico del Churince, dentro del valle de Cuatro Ciénegas en Coahuila, México, y por eso sabemos que está enfermo de muerte. Este año no solo perdió los ríos y lagunitas que desembocaban a la ahora seca laguna grande, sino que en agosto de este año, por primera vez en 10,000 años, se perdió al menos un tercio de la laguna “Los Güeros” conocida también como laguna intermedia. En nuestra visita de octubre vimos a las tortugas marcando su último trayecto a la muerte rasguñando desesperadamente hacia un agua que ya no existe, los peces muertos formaban un tapete macabro donde las pisadas de los pájaros oportunistas se confunden con el crecimiento verduzco de las bacterias que degradan los cadáveres que ya nadie pudo comer. Menos evidente, pero igualmente importante, hemos perdido cientos de miles o millones de especies bacterianas endémicas del sitio que no pudimos llegar a describir antes de que muriera el sistema lagunar. Estos organismos podrían ser la clave para entender la evolución de la vida y la formación de la atmósfera terrestre, ya que en los tapetes micobianos que forman estos organismos se llevan a cabo todos los procesos biogeoquímicos de manera acoplada. Dentro de estas comunidades bacterianas se recicla absolutamente todo.

     Los genomas de las bacterias que vivían en la laguna grande nos contaban una historia espectacular de sobrevivencia ya que eran parte de las playas del antiguo continente Laurentia, esto es de hace 800 millones de años. El Churince, es el único sistema que conocemos en el planeta que podíamos denominar sin lugar a dudas, máquina del tiempo, y estamos a punto de perderla. Por su valor biológico se considera un equivalente a las islas Galápagos de Ecuador. El Churince, se ha deteriorado gravemente en solo cinco años debido a la sobreexplotación del acuífero profundo para uso agrícola y ganadero en el Hundido, Ocampo y Cuatro Ciénegas. La restauración del acuífero prometida en 2007 por el presidente de México, Felipe Calderón, inició torpemente cuatro años tarde. Mientras tanto, el Churince y su riqueza vital agonizan.

     Con el fin de rescatar al sistema lagunar de Cuatro Ciénegas, es urgente que las autoridades cumplan con lo prometido, esto es que se decreten las vedas de Ocampo y Cuatro Ciénegas, que se cumpla con la veda de agua del Hundido y que se restaure el humedal del Garabatal. Cuatro Ciénegas es patrimonio no sólo de México ya que es una Área de Protección de Flora y Fauna en el sistema de parques de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, sino que la comunidad internacional ha reconocido su valor dado que está suscrito como sitio RAMSAR de la UNESCO, y es un área de interés para la conservación de WWF y The Nature Conservancy, precisamente por el agua y riqueza biológica de sus sistemas lagunares. Sin agua, cuatro Ciénegas está pasando de ser una máquina del tiempo que nos explica el pasado a ser el espejo de un México futuro seco y desolado.

     En el laboratorio de Evolución Molecular y Experimental hemos iniciado el proyecto denominado ciencia para la gente con el fin de acercar a los habitantes locales al conocimiento científico que representa el sistema de Cuatro Ciénegas. Se espera que de esta manera las comunidades locales jueguen un papel más importante en la conservación de la zona. A la fecha el gobierno federal ya ha otorgado la autorización para el desarrollo del proyecto, sin embargo, los valiosos recursos genéticos, representados por la gran riqueza de especies de bacterias únicas en el mundo de este oasis espectacular, están muriendo, al igual que mueren sus tortugas y sus peces. Durante nuestra última visita a mediados de octubre de 2011 atestiguamos que después de miles de millones de años de coexistencia, los tapetes microbianos se convierten en polvo cuando no hay agua. La razón es que en Cuatro Cienegas el agua lo es todo.

Fuentes

Blog: En Cuatrociénegas Coahuila, el agua lo es todo
Petición: En Cuatro Ciénegas Coahuila, México, el agua lo es todo

Leer más de nuestro trabajo

Revista Oikos=

Oikos22