Efectos de la introducción de peces en el centro de México

Pablo Gesundheit

Instituto de Ecología y Facultad de Ciencias, UNAM

Los ríos, lagos y hábitats asociados de todo el mundo han sido severamente impactados por la actividad humana. México tristemente no es excepción a esta situación global, y sabemos que estamos perdiendo rápidamente una buena parte de nuestra biodiversidad acuática como consecuencia de las modificaciones debido a la actividad humana. Los impactos pueden agruparse en tres grandes categorías: la contaminación, la alteración del comportamiento hidrológico y la introducción de especies no nativas.

     En este estudio nos enfocamos en el impacto que tienen los peces introducidos sobre los nativos en el centro de México, una zona donde los primeros se han vuelto comúnes y abundantes. Consideramos el área comprendida, de manera aproximada, entre las ciudades de México, San Luis Potosí, Durango y Colima. Esta zona, que incluye a muchas de las grandes ciudades del país, alberga al mismo tiempo a una gran cantidad de especies de peces, muchas de las cuales son endémicas a ella. Dentro de estas especies se encuentran el grupo de los goodeidos o mexcalpiques, peces vivíparos que, por varios años, han sido un modelo de estudio del Dr. Constantino Macías y su grupo de trabajo, los charales y pescados blancos, muchos ciprínidos o carpitas, poecílidos y varios otros más. Para nuestra investigación visitamos cerca de 80 localidades en el área y comparamos las comunidades actuales de peces con las reportadas históricamente, notando también la presencia de especies no nativas y la calidad del agua. Estimamos después el grado de modificación hidrológica en cada localidad. Por modificación hidrológica debe entenderse toda alteración de la cantidad y manera en la que fluye el agua naturalmente en un sitio.

     Los resultados que obtuvimos muestran que la presencia de especies introducidas y la mala calidad de agua se relacionan estrechamente con la pérdida de diversidad.

     Pudimos también comprobar que la situación de la fauna de peces de agua dulce en el centro del país es realmente preocupante, pues sólo encontramos el 40% de las poblaciones que esperábamos encontrar en nuestro muestreo, y la riqueza promedio de especies que hallamos en la zona es tan sólo de la mitad de lo que originalmente era. Sólamente el 17% de las comunidades que muestreamos resultaron estar taxonómicamente intactas, y el 70% de ellas incluían al menos a una especie introducida.

     Encontramos, como lo han notado estudios previos, que los manantiales han resultado ser repositorios de diversidad, y sugerimos por lo tanto concentrar en ellos esfuerzos de conservación. Aunque suelen tener agua de muy buena calidad, son vulnerables a la desecación y a la modificación extrema, debido a su pequeño tamaño. Por ejemplo, frecuentemente son convertidos en balnearios. Sugerimos también tomar medidas para mejorar la calidad del agua y evitar la introducción indiscriminada de especies en todos los cuerpos de agua.

Fuente

  • Gesundheit, P. y Macías, C. (2018) The role of introduced species in the decline of a highly endemic fish fauna in Central Mexico. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems, 1-12 https://doi.org/10.1002/aqc.2927

Leer más de nuestro trabajo