Recomendaciones: estrategia nacional de conservación de jaguar

En el muy ambicioso estudio denominado Censo Nacional de Jaguar, los académicos de México llegaron a la conclusión de que en nuestro país existen 4,000 jaguares. Esta es una cifra mayor a la esperada, a pesar de que representa solo un 20% de la población estimada a principios del Siglo XX. El grupo de trabajo emitió cinco recomendaciones que se detallan a continuación.

Evitar construcción en nuevas carreteras en áreas protegidas

La conservación de los jaguares no se contrapone con el desarrollo del país. El grupo recomendó que, con el fin de crear condiciones adecuadas de infraestructura que tengan menos impacto para la sobrevivencia del jaguar, se evite la construcción de nuevas carreteras que atraviesen áreas naturales protegidas. Además, señalaron la importancia de que las que se construyan, tengan los más altos estándares que ayuden a la conservación del jaguar y, en general, a la biodiversidad. Esto a la larga, no solamente protege a la especie, puede ser una herramienta muy útil para promover el ecoturismo.

Creación de nuevas reservas

Aunado a la creación de infraestructura adecuada y amigable con el ambiente, recomiendan la creación de nuevas reservas, corredores biológicos y diversos tipos de hábitat en buenas condiciones de conservación en zonas críticas. La importancia de estas zonas estriba en que mantienen las condiciones adecuadas para la sobrevivencia del jaguar: espacio donde se muevan los animales, busquen alimento y procreen. Se consideraron como áreas críticas para conservar el Noroeste (Sonora, Sinaloa), Noreste centro (Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Puebla), Pacífico centro (Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán), Pacífico sur (Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco), Península de Yucatán (Campeche, Quintana Roo y Yucatán), Cada región es fundamental para mantener a las poblaciones a largo plazo en México. Los ambientes naturales con mayor número de jaguares son las selvas del Pacífico sur y de la Península de Yucatán.

Adecuado manejo ganadero

Las actividades humanas representan un gran conflicto con la sobrevivencia del jaguar. Son distintos los factores que afectan a la especie, uno de ellos son los cazadores. Éstos compiten por sus presas, ya que los cazadores consumen animales que son el principal alimento de depredadores grandes como el jaguar y el puma. Eliminar a las especies que constituyen la dieta de los jaguares ocasiona que éstos últimos consuman vacas y otros animales domésticos. Un adecuado manejo ganadero desalienta a los jaguares que merodean por los potreros. Nos referimos al uso de corrales y encierros que no obstruyen el pastoreo del ganado por grandes extensiones de terreno. Ésta práctica además, facilita el control de plagas del ganado como la del murciélago vampiro.

Consolidación del seguro ganadero

Con el fin de compensar la pérdida de animales por ataques de jaguares, el grupo de trabajo alabó la existencia del seguro ganadero y recomendó que se consolide. Consideraron que es importante que en áreas críticas como las selvas de la Península de Yucatán para el jaguar, la conservación también debe considerar beneficios para que los pobladores locales reciban recompensas como es el pago por servicios de conservación. Ejemplos de estos pagos son beneficios económicos por mantener los predios con la vegetación original.

Mejor diseño de políticas de desarrollo agrícola

El grupo consideró que son amenazas serias para la sobrevivencia de la especie el fomento a los programas de Sagarpa que pagan incentivos por destruir la selva, apoyan cultivos de transgénicos de soya y promueven actividades agrícolas en áreas protegidas y su zona de influencia. Estos programas son opuestos a otros del propio gobierno federal que luchan por mantener la biodiversidad del país.

Es apremiante conservar al jaguar como especie

La cifra de 4,000 jaguares estimada para México de ninguna manera justifica retirar a la especie de la lista de animales en peligro de extinción de nuestro país, por el contrario, su conservación sigue siendo apremiante. En México el jaguar se extingue por la destrucción de selvas y bosques, la cacería ilegal, la destrucción de sus presas, programas de desarrollo agrícola ineficientes, la introducción de enfermedades, a través de animales domésticos y por otras actividades del hombre.

     Mantener la salud de nuestro capital natural debe ser considerado un tema de seguridad nacional. Es contundente la evidencia que demuestra que un adecuado programa de conservación repercutirá en un mayor bienestar de la población. Mantener la gran biodiversidad de nuestro país es la clave para nuestro desarrollo. Su futuro esta en nuestras manos.

El simposio fue coordinado por Gerardo Ceballos, Cuauhtémoc Chávez y Heliot Zarza del instituto de Ecología, UNAM y asistieron más de 35 participantes de 15 instituciones nacionales..

Leer más de nuestro trabajo