Habitantes bacterianos de la cacatúa ninfa, una mascota mundial

Traducción de: Michel Martínez

Publicado originalmente el 22 de diciembre del 2016 en PEERJ

Artículo original: Alcaraz, L.D., A. M. Hernández y M. Peimbert. 2016, Exploring the cockatiel (Nymphicus hollandicus) fecal microbiome, bacterial inhabitants of a worldwide pet. PeerJ 4:e2837; DOI: 10.7717/peerj.2837

Antecedentes

Las cacatúas ninfa (Nymphicus hollandicus) originalmente eran endémicas de Australia, pero ahora son mascotas populares en todo el mundo. Hoy en día es posible llevar a cabo estudios moleculares sobre las bacterias que se pueden cultivar y las que no, que son parte del microbioma intestinal de los animales saludables. Estas investigaciones muestran que las bacterias son parte esencial de la capacidad metabólica de los animales. Hay pocas investigaciones sobre el microbioma de las aves y, hasta donde sabemos, este es el primer reporte sobre el microbioma de una cacatúa.

Método

En este artículo analizamos el microbioma intestinal de muestras fecales de tres cacatúas adultas sanas mediante la secuenciación masiva del gen 16S rRNA. Además, comparamos los microbiomas fecales de las cacatúas ninfa con los de otras especies de aves, incluyendo aves de corral y silvestres.

Resultados

Detectamos un total de 19, 280 Unidades Taxonómicas Operativas (OTU por sus siglas en inglés) diferentes, de las cuales 8,072 pertenecen a la familia Erysipelotrichaceae

Discusión

Es relevante estudiar los microbiomas de las cacatúas debido a su amplia distribución geográfica y su cercano contacto humano. Esta investigación sirve como referencia para la diversidad bacteriana de la cacatúa. A pesar de los altos números de OTU la diversidad no es uniforme y la dominan las Firmicutes de la familia ErysipelotrichaceaeLas cacatúas y otras aves silvestres casi no tienen Bacteroidetes, que suelen ser abundantes en las aves de corral, probablemente esto se deba a la intensa manipulación humana de la dieta de las aves de corral. Algunas bacterias probablemente patógenas, como Clostridium y Serratia, parecen ser habitantes frecuentes del microbioma fecal de las cacatúas, pero no se detectaron otros patógenos potenciales.

Leer más de nuestro trabajo